Se registran sonidos extraños en la atmósfera que desconciertan a científicos.

Globos alimentados por energía solar lanzados a la estratósfera de la Tierra han registrado una serie de misteriosos ruidos, y los científicos no pueden determinar sus orígenes.

Los ruidos, detectados por instrumentos especializados a 70,000 pies sobre la superficie de la Tierra, se conocen como infrasonidos porque son tan graves que son inaudibles para los oídos humanos.

Seleccionados entre una avalancha de sonidos ocultos de baja frecuencia, incluidos truenos, olas oceánicas, lanzamientos de cohetes, turbinas eólicas e incluso aviones, trenes y automóviles, los extraños infrasonidos hasta ahora no han podido ser descifrados.

«[En la estratosfera] hay misteriosas señales infrasónicas que ocurren varias veces por hora en algunos vuelos, pero la fuente de estas es completamente desconocida», dijo en un comunicado el investigador principal Daniel Bowman, científico principal de los Laboratorios Nacionales Sandia en Nuevo México, Estados Unidos.

La búsqueda por resolver el misterio de la estratósfera

La estratósfera empieza a 14,5 km sobre la superficie de la Tierra, extendiéndose hacia arriba a una altura de aproximadamente 50 km. Está llena de ozono que bloquea los rayos ultravioleta, es una capa de la atmósfiera tranquila, con poca turbulencia.

La mayoría de los sonidos a esta altitud se originan a partir de reverberaciones de frecuencia ultra baja de la superficie de la Tierra.

Para conocer el paisaje sonoro de esta capa, Bowman lanzó varias docenas de globos solares para recolectar grabaciones de infrasonido entre 2016 y abril de este año. Los microbarómetros, originalmente diseñados para monitorear volcanes, se unieron a los globos para grabar sonidos de baja frecuencia.

Los investigadores rastrearon sus globos usando GPS, ya que pueden viajar cientos de millas y aterrizar en varios lugares.

El vuelo más largo hasta ahora fue de 44 días a bordo de un globo de helio de la NASA, que registró 19 días de datos antes de que las baterías del micrófono se agotaran.

Mientras tanto, los vuelos en globo solar tienden a durar aproximadamente 14 horas durante el verano y aterrizan una vez que se pone el sol.

Fue durante estos vuelos que los investigadores captaron los sonidos: ruidos bajos y recurrentes cuyas señales no pudieron ser rastreadas. Los científicos tienen algunas ideas sobre lo que podrían ser estos misteriosos ruidos, y van desde una forma de turbulencia atmosférica previamente no detectada hasta ecos desde abajo que se han vuelto confusos más allá del reconocimiento.

Los investigadores dicen que continuarán investigando los sonidos en la estratósfera, rastreando más sonidos hasta sus puntos de origen y estudiando su variabilidad a través de las estaciones y diferentes regiones del mundo.

FUENTE: ECUAVISA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve − trece =