13 muertos en una discoteca que celebraba una fiesta ilegal con contagiados de COVID.

El drama de la estampida en una discoteca de Lima que dejó 12 mujeres y un hombre muertos el pasado sábado al intentar huir de las autoridades ha servido para reflejar la expansión de la COVID-19 en la ciudad, con estudios que revelan que más del 30 % de los vecinos del fatídico local son portadores del virus.

Mientras el país ve con dolor e indignación lo sucedido y se buscan responsables por las muertes, el hecho de que 11 de los 13 fallecidos dieran positivo a los análisis de coronavirus, así como 15 de los 23 asistentes a la fiesta que fueron detenidos, llevó al Ministerio de Salud a instalar una carpa en las inmediaciones del lugar para tomar pruebas rápidas a los familiares, vecinos y agentes policiales que participaron en la intervención.

Alrededor de 120 personas se acercaron este lunes para someterse al descarte. De ellas, 46 dieron positivo a la enfermedad, las cuales recibieron de inmediato el kit de atención médica con Ivermectina, según informó Canal N.

Se espera que a lo largo de la jornada se tomen unas 300 pruebas para ver la incidencia entre todos los vecinos.

PUBLICIDAD

Control a policías
Por su parte, los 38 agentes que participaron en el operativo de detención de las personas que acudieron a la discoteca a pesar de la prohibición de las reuniones sociales que rige, se indicó que fueron confinados en la Escuela de la Policía en Puente Piedra y serán sometidos hoy a las pruebas moleculares.

Varios policías resultaron heridos cuando los asistentes a la discoteca intentaron huir por una estrecha escalera y aplastaron a las mujeres que se dirigían a la salida del local, explicó el ministro del Interior, Jorge Montoya.

Durante el día también se realizarán las autopsias de los fallecidos y en el caso de aquellos que tenían COVID-19 las autoridades indicaron que serán llevados directamente a un cementerio, sin posibilidad de velatorio.

Perú bordea los 600.000 casos
Según las últimas cifras nacionales, Perú tiene 594.326 casos confirmados, después de haber hecho pruebas a casi tres millones de personas en medio año.

El promedio de casos diarios desde el inicio de la pandemia es de 3.700 y el de fallecidos 170, si bien en las últimas semanas, particularmente desde la apertura formal del confinamiento a principios de julio, los índices de contagio se han disparado.

Así, en el último tramo de lo que va de agosto son más de 9.000 los casos positivos diarios que se contabilizan oficialmente, mientras que la tasa de positividad (caso positivo frente a pruebas realizadas) supera el 25 % de media desde hace cuatro semanas.

A la fecha, un total de 27.663 personas han fallecido por la pandemia en Perú, lo que coloca al país como uno de aquellos en donde la enfermedad es más letal con 830 casos por cada millón de personas.

Otras regiones del país donde la enfermedad sigue golpeando gravemente son la sureña Arequipa, con 89.902 casos positivos, 1.433 fallecidos y 672 hospitalizados, 25 de ellos en las Unidades de Cuidados Intensivos.

En tanto, la amazónica Loreto registró 40.685 casos, con más de la mitad en la provincia de Maynas, y 2.456 fallecidos.

Precisamente en esa región, que fue devastada por el virus en abril y mayo, algunos estudios revelaron que la enfermedad había afectado a más del 70 % de la población.

En Iquitos, la capital de Loreto, la incidencia del virus en estas semanas, según publica hoy el diario La República, parece menor, ya que se ha pasado de unos mil muertos por COVID-19 que se registraron en mayo a unos 260 en julio.

Fiestas en cuarentena
De acuerdo con denuncias de los vecinos de la discoteca, la municipalidad de Los Olivos nunca se acercó a verificar lo que ocurría en el lugar, a pesar de las quejas ciudadanas por las constantes fiestas.

Sin embargo, el alcalde de Los Olivos, Felipe Castillo, con más de 20 años en el cargo, respondió: «soy un hombre viejo para lavarme las manos. Yo puedo tener 20 años en la Alcaldía, pero esta es la primera vez que tenemos un evento distinto».

«Era una fiesta clandestina. Mucho se ha dicho que no fiscalizamos en tiempo de pandemia y eso no es tan cierto. Cumplimos con nuestra labor fiscalizadora en la medida de nuestras posibilidades», declaró la autoridad a RPP Noticias.

Castillo explicó que el distrito sólo cuenta con 23 personas para labores de fiscalización y que, ante las muertes producidas en la discoteca, sólo se atribuye una responsabilidad «estrictamente emocional» como alcalde.

Detenidos por fiestas en el norte
Los casos de incumplimiento de las medidas sanitarias y de restricción de reuniones se van multiplicando en distintas regiones del país, como la norteña Lambayeque, en donde la Policía Nacional ha detenido a más de 4.000 personas en lo que va de agosto por acudir a fiestas, discotecas y bares.

«Los padres deben ser más responsables con sus hijos, deben conversar con ellos. También deben ejercer mucho control. Los adolescentes no pueden estar saliendo a partir de las 10 de la noche, seguimos en emergencia nacional y la orden es ni una reunión social», declaró el jefe policial de Lambayeque, general Luis Vera.

Lambayeque es una de las regiones que resultó más afectada por la pandemia al inicio de la crisis sanitaria y actualmente tiene más de 21.000 casos positivos y más de 2.000 fallecidos.

FUENTE: VISTAZO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + 4 =