Policía francesa interrumpe fiesta clandestina con 300-400 personas.

La policía francesa interrumpió en la noche del viernes al sábado una fiesta clandestina con entre 300 y 400 personas en un chalet de la región de París que infringía las reglas del confinamiento en vigor, una intervención que degeneró en altercados. La Prefectura (delegación del Gobierno) del departamento de Val de Marne explicó en su cuenta de Twitter que se ha formalizado una denuncia por violencia contra los agentes, a los que algunos asistentes lanzaron botellas cuando eran desalojados.

 También se ha abierto una investigación para identificar a los organizadores, así como a los propietarios del chalet, que se encuentra en la población de Joinville-le-Pont. Durante el desalojo no hubo detenciones. Como se ha demostrado que uno de los participantes en la fiesta es positivo a la covid-19, la Prefectura de Policía ha pedido en un comunicado a todos los que estuvieron allí que se hagan un test y que con carácter preventivo se pongan en aislamiento.

PUBLICIDAD

El Gobierno francés impone desde el pasado 29 de octubre un confinamiento domiciliario que debe durar al menos hasta el 1 de diciembre, con el que solo se está autorizado salir de casa con justificaciones como ir a trabajar, llevar los niños al colegio, acudir a citas médicas, cuidar de una persona dependiente o realizar compras básicas. Están cerrados por orden administrativa bares, cafés, restaurantes, comercios de bienes que no se consideran indispensables -que sólo pueden funcionar para recoger productos encargados en línea o por teléfono-, pero también gimnasios, cines, teatros o salas de espectáculos. 

A partir de comienzos de diciembre se espera una relajación parcial de las restricciones, pero los bares y restaurantes seguirán clausurados. El primer ministro, Jean Castex, ya ha advertido de que estas Navidades no se podrán celebrar fiestas con un gran número de personas. En su cuenta de Twitter, el presidente, Emmanuel Macron, colgó este sábado un mensaje en el que subraya que la «lucha contra la epidemia es colectiva y los próximos días serán decisivos». Macron da consejos, además, sobre «cinco gestos para salvar vidas»: ponerse mascarilla, lavarse regularmente las manos, mantener una distancia de al menos un metro con otras personas, airear los espacios cerrados y descargarse la aplicación francesa para la COVID.

FUENTE: ECUAVISA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cinco =