Dispara contra su madre y luego baila con su hermana en EEUU.

Un hombre de Utah está acusado de asesinar a su madre en medio de una discusión en la cena días antes de Navidad y luego bailar con su hermana menor junto al cuerpo sin vida de la mujer, según informó Deseret.com. El sospechoso del atroz crimen es Mike López, un joven de 23 años de Springville, Utah (Estados Unidos) que enfrenta cargos por homicidio agravado, violencia doméstica en presencia de un niño y posesión de arma por una persona restringida.

Su víctima, su madre, Victoria Ramírez, tenía apenas 43 años, vivía con él y con sus otras dos hermanas, una de 14 y otra de 17 años. El relato de los hechos, que se ha hecho publico por varias agencias de noticias estadounidenses, retoma una declaración jurada de causa probable en la acusación contra López, que permanece detenido en la cárcel del condado de Utah.

PUBLICIDAD

Dicho relato dice que el joven entró al comedor de la familia mientras su madre estaba sentada preparando la cena con sus dos hermanas menores. López llevaba consigo una escopeta. “Los cuatro estaban sentados en la mesa del comedor cuando (López) apuntó con una escopeta directamente a la víctima”, dice la declaración jurada . “Mike se volvió hacia su hermana de 14 años y se asintieron con la cabeza”. La niña corrió y se encerró en un baño cercano, mientras que su hermana de 17 años se quedó afuera para presenciar lo que sucedió a continuación. La niña mayor les dijo a los detectives que fue a ver si su hermana estaba bien, sin creer que la escopeta estuviera cargada. Las últimas palabras de Ramírez fueron escalofriantes. 

“Sé que me vas a matar y te amo”, le dijo a su hijo. La joven de 17 años, al escuchar las palabras de su madre, se volvió hacia la mesa justo cuando López disparaba la escopeta, golpeando a su madre en el cuello. Murió casi instantáneamente. De acuerdo con los registros judiciales la joven de 14 años salió del baño después del tiroteo, fue corriendo hasta su madre y acarició por un momento su pelo, comprobando que estaba muerta. López jaló del brazo a la adolescente y los dos empezaron a bailar junto al cuerpo de su madre muerta. Por su parte, la joven de 17 años corrió al baño y cerro la puerta. Se asomó por una ventana y logró escapar. Ella avisó a su otra hermana, que es mayor que López, de lo ocurrido y esta llamó al 911. “Cuando llegó la policía, descubrieron a (López) tirado en una bañera llena en un baño de la planta baja con la escopeta apoyada contra la bañera”, dice la declaración jurada de causa probable. “(Él) fue arrestado y finalmente transportado a la cárcel del condado de Utah”.

FUENTE: ECUAVISA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − ocho =