Varios niños y adolescentes han migrado desde San Lucas, en Loja.

La imagen de dos pequeñas niñas siendo arrojadas desde el muro entre México y Estados Unidos conmociona a cualquiera, pero ese hecho es apenas una muestra de los horrores de la migración ilegal.

PUBLICIDAD

En la parroquia San Lucas, tan cerca de Loja que bastan apenas 40 minutos en carro para llegar, pero tan lejos de todo, que las oportunidades y el progreso son una utopía por aquí. Este es el lugar donde nacieron Yareli y Yazmina, las dos hermanitas de 3 y 5 años que hace unos días fueron arrojadas desde el muro que separa a México de Estados Unidos. El mundo se horrorizó, pero aquí, en San Lucas, en el barrio Jaboncillo saben que las dos hermanitas no son las únicas.

Le pedimos algunos números, cuántos son los niños que han viajado y la respuesta es que solo basta mirar alrededor. Se ven adultos, ancianos.  Los que quedan atrás. Como mariana, tía de las dos hermanitas arrojadas desde el muro, cuya preocupación actual es saber qué pasará con las niñas.

Las niñas están ahora bajo el cuidado del gobierno de los Estados Unidos. Acá en esta comunidad de Loja saben que en poco tiempo la gente dejará de hablar del tema y volverá el silencio. Aunque las historias de dolor sigan ocurriendo de la mano del abandono y la migración.

FUENTE: ECUAVISA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cuatro =