Variante ómicron se extiende en varios países: genera nuevas limitaciones y temores.

Fronteras que se vuelven a cerrar y casos que se extienden poco a poco: la variante ómicron, detectada en Sudáfrica, genera nuevas limitaciones y temores en todo el mundo.

Numerosos países han detectado ya casos vinculados a esta variante, desde Reino Unido a Alemania, pasando por Canadá, Holanda e Israel. Y la lista no deja de crecer, con infecciones en Portugal, Austria y Escocia señaladas este lunes.

Mientras, la OMS toma la palabra para alertar sobre esa variante y para preparar el terreno a la respuesta mundial contra futuras pandemias.

FRONTERAS CERRADAS

El anuncio de la detección de la variante ómicron sembró el pánico y muy rápidamente muchos países, entre ellos Estados Unidos, Indonesia, Arabia Saudita y Reino Unido, impusieron restricciones a los visitantes procedentes de África austral.

Israel fue la pasada medianoche el primer país del mundo en imponer un estricto cierre de fronteras para blindarse ante la ómicron, de la que ya hay dos casos confirmados en el país.

En esta línea, Japón decidió hoy volver a cerrar sus fronteras salvo para el retorno de sus ciudadanos y residentes extranjeros, una medida «urgente» tomada en respuesta a la nueva cepa ómicron de la que por ahora no se han detectado contagios en el país.

Japón opta así por un nuevo blindaje ante la propagación de la nueva variante que ya afecta a Europa y otras regiones del mundo, y solo tres semanas después de que el país asiático comenzara a relajar parcialmente sus restricciones fronterizas que estaban vigentes desde hace meses debido a la pandemia.

Las autoridades de Filipinas anunciaron este lunes la suspensión de la apertura de sus fronteras sin cuarentena a los turistas vacunados contra la covid-19, medida que iba a entrar en vigor el 1 de diciembre, debido a la nueva variante ómicron del coronavirus.

Mientras, Australia retrasó este lunes la apertura parcial de las fronteras a los trabajadores cualificados y estudiantes extranjeros vacunados del 1 al 15 de diciembre tras detectar cuatro casos de la nueva variante ómicron de la covid-19.

Sobre la Unión Europea, el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Clément Beaune, afirmó este lunes que no se cerrarán las fronteras interiores de la UE pese al aumento de la presión epidémica y a la aparición de la nueva variante del coronavirus identificada en el sur de África.

Por su parte, el presidente de Malaui, Lazarus Chakwera, se sumó a las críticas rotundas de estos días contra las restricciones y prohibiciones de viaje impuestas al sur de África tras la detección de la variante ómicron y afirmó que las medidas contra la covid deben basarse «en la ciencia, no en la afrofobia».

SE EXTIENDE ÓMICRON

Portugal confirmó hoy la detección de casos de covid de la variante ónicron. Son trece jugadores de fútbol del Belenenses, que milita en la Primera División lusa.

Otros seis casos de coronavirus ómicron han sido identificados en diferentes áreas de Escocia mientras en Inglaterra ya hay tres.

Australia confirmó este lunes dos nuevos contagios, con lo que son ya cuatro los identificados en el país y Austria ha informado este lunes del primer caso de infección con la variante ómicron en su territorio, una persona que había regresado de un viaje a Sudáfrica y que no presenta ningún síntoma de la enfermedad.

En Asia, las autoridades sanitarias de Hong Kong informaron de un nuevo caso de la variante, con lo que ya son tres en ese territorio.

LA OMS ACTÚA

El riesgo que plantea globalmente la nueva variante ómicron del coronavirus es «muy alto», advirtió hoy la Organización Mundial de la Salud en un informe técnico sobre esta nueva cepa del SARS-CoV-2.

Teniendo en cuenta las elevadas mutaciones de ómicron, con potencial de ser más resistentes a la inmunización y más contagiosas, el riesgo de que la variante se transmita en todo el mundo es «alto», afirmó el documento, redactado este domingo pero hecho público hoy por la OMS.

Ante estos riesgos, la OMS pide a sus Estados miembros que tomen determinadas acciones prioritarias, entre ellas «acelerar la vacunación, especialmente entre población de riesgo que siga sin vacunar».

Este lunes los ministros de Salud del G7 (Francia, Estados Unidos, Canadá, Alemania, Italia, Japón y Reino Unido) se reunirán «para discutir la evolución de la situación sobre ómicron», en un encuentro de urgencia en Londres, que ostenta la presidencia temporal del G7.

«Sabemos que estamos en una carrera contra el tiempo», dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien agregó que los fabricantes de vacunas necesitan de «dos a tres semanas» para evaluar si las vacunas existentes siguen siendo eficaces ante la nueva variante.

FUENTE: VISTAZO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + diecinueve =