Exvicepresidente Jorge Glas insiste con pedido para unificación de penas; juez rechaza revocatoria.

El exvicepresidente Jorge Glas, condenado a 6 años de pena privativa de libertad por asociación ilícita en el caso Odebrecht; y a 8 por cohecho en el caso Sobornos 2012-2016, presentó un nuevo escrito, a través de su abogado defensor Roberto Carranza, en el que solicitaba la revocatoria de la resolución del juez que negó la unificación de penas, con la que pretendía salir de prisión.

En su resolución, el magistrado había argumentado que Glas tiene una tercera sentencia pendiente, de ocho años de cárcel por peculado en el caso Singue, donde se encuentra en proceso de conocimiento y sustanciación del recurso de apelación, por lo tanto no se encuentra ejecutoriada.

Ante la solicitud de revocatoria presentada por Glas, el magistrado respondió que su solicitud no estaba «enmarcada en derecho; por cuanto se solicita la aplicación del beneficio penitenciario de la pena única de conformidad al Art. 81 del Código Penal derogado por el Código Orgánico Integral Penal y el Art. 35 del Código de Ejecución de Penas, también derogado por el COIP; de tres sentencias, cuando una de ellas (sentencia) no se encuentra debidamente ejecutoriada, la misma que cambiaría la situación jurídica de la persona privada de la libertad; lo cual constituye un yerro de la administración del Centro Carcelario». La tercera sentencia en mención es por el caso Singue, que aún no está en firme.

En ese sentido, el juez argumentó que «para que pueda seguir el trámite legal correspondiente, es necesario que la última sentencia se encuentre ejecutoriada por el ministerio de la ley».

En conclusión, el magistrado negó la solicitud de revocatoria presentada por Jorge Glas, por ser improcedente.

Por su parte, la defensa de Glas culpa a las autoridades de la cárcel de Latacunga, que en su informe para la unificación de penas incluyeron la sentencia del caso Singue que aún no está ejecutoriada. Por lo que presentarán nuevamente la petición para que por sorteo la conozca otro juzgador.

La Procuraduría General del Estado informó el pasado 12 de noviembre del embargo de las cuentas de los sentenciados en el caso de corrupción Sobornos 2012-2016, entre los que se encuentran el expresidente Rafael Correa y quien fuera su vicepresidente, Jorge Glas.

En el caso Sobornos 2012-2016, una trama de financiación irregular del movimiento Alianza País desde las más altas instancias de la Presidencia de Correa, acusación que él niega tajantemente, fueron sentenciados en 2020 una veintena de personas por distintos delitos, entre ellas Correa y Glas por el de cohecho.

El Tribunal Penal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) impuso una condena de ocho años de cárcel a los autores mediatos y coautores, y una indemnización al Estado por un valor global de 14,7 millones de dólares, repartidos en distinta medida entre los sentenciados, según su grado de participación en el delito: autores o coautores.

En caso de aprobarse la unificación de penas, el abogado del ex segundo mandatario pretendía solicitar la prelibertad de Glas, para que pueda salir de prisión.

FUENTE: VISTAZO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − tres =