Centrales sindicales aseguran que apenas baje la nueva ola por ómicron, pondrán fecha para protestas.

La crisis sanitaria por el incremento de casos positivos de COVID-19 obligó a los dirigentes de las centrales sindicales a tomar una decisión.

La movilización a escala nacional en contra del Gobierno estaba prevista para el miércoles 19 de enero, fecha que según el epidemiólogo Alberto Narváez, podría alcanzar el pico más alto de contagio en el país.

No todos los dirigentes sindicales estuvieron de acuerdo con la suspensión de la jornada de protesta para rechazar la política económica y laboral del Gobierno de Guillermo Lasso, pero acataron la decisión. Los dirigentes aclararon que volverán a las calles apenas el virus dé una tregua.

La nueva jornada de protesta se concretaría en seis semanas. Aclararon que para esta decisión no han conversado con Leonidas Iza, presidente de la Conaie, organización que también anunció movilizaciones en contra del régimen en una fecha por definir.

FUENTE: ECUAVISA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − dos =